En qué consiste la aerotermia

Esta tecnología consiste en la extracción de la energía existente en el ambiente exterior, mediante una bomba de calor Inverter de alta eficiencia.

En los sistemas de aerotermia, las bombas de calor son del tipo aire-agua. Es decir, extraemos calor del aire exterior y lo cedemos al agua utilizada en los circuitos de calefacción y/o agua sanitaria.

El uso de esta tecnología resulta especialmente interesante cuando se disipa la energía a través de un suelo radiante, aunque también es compatible con radiadores o fancoils.

En Climaelec tenemos experiencia en la instalación de estos equipos, y podremos asesorarte en la elección de la potencia y la configuración hidráulica más adecuada para sacarle el máximo partido con la mejor rentabilidad.

Hibridación de tecnologías (Aerotermia y Fotovoltaica)

Una de las opciones más interesantes en la actualidad consiste en la hibridación de tecnologías (aerotermia & fotovoltaica), de manera que podemos alcanzar una situación de coste energético nulo o casi nulo. La aerotermia aprovecha el calor del aire exterior para climatizar espacios, mientras que la fotovoltaica convierte la luz solar en electricidad. Combinadas, estas tecnologías permiten maximizar la eficiencia energética de un hogar o edificio.

Instaladores de aerotermia en Zaragoza

En Climaelec dimensionamos tu equipo de aerotermia, y calculamos el consumo eléctrico que supondrá la incorporación de dicho equipo destinado a garantizar el confort en climatización. En base a ese consumo, dimensionamos la instalación fotovoltaica que será la responsable de aportar la energía eléctrica necesaria, cerrando así el «bucle» energético y dotando a la vivienda de un elevado grado de autosuficiencia.

A continuación te dejamos un ejemplo de una instalación «híbrida» donde se ha logrado un ahorro superior al 70% y un elevado grado de confort en la vivienda.

Cuándo se amortiza la instalación de aparatos de aerotermia

El tiempo en el que se puede amortizar la inversión de aerotermia, variará en función de una serie de factores. Por ejemplo, la zona climática, la superficie (de la vivienda, fábrica, oficina…) y el nivel de aislamiento de la vivienda. No obstante, se suele estimar que el periodo de retorno de la inversión se sitúa en unos 7 años de media, frente a la instalación tradicional de gas.

Rubén Munguía, ingeniero y profesor especialista en el área de energía renovables, analiza la rentabilidad de varias opciones en un webinar muy didáctico, donde se comparan los costes energéticos anuales con distintas tecnologías. Si estás pensando cuál es la mejor opción para tu vivienda, te aconsejamos que visualices este vídeo.

https://www.youtube.com/watch?v=dNqrXdg6DG0&t=5s